Bombillas oep – iwop ¿Verdad o mentira?

Estas bombillas oep – Iwop se presentaron en el año 2012, pero recientemente han vuelto a salir a la luz al llamar la atención de varias personas. Así, años después de haber sido publicadas y dadas a conocer, las bombillas oep – Iwop vuelven a sonar.

Benito Muros, se trata de un empresario de Barcelona que, inspirado por la bombilla que brillo durante 113 años de forma ininterrumpida, trabajo para poder crear una bombilla más moderna que pudiera estar prendida de forma “eterna”.

Lo cierto es que esta bombilla no se había logrado comercializar, por lo que Muros regresó ante la prensa para poder defender y volver a hablar sobre su invento. Entre lo que decía para defenderlo, Benito Muros afirmaba que había conseguido un producto con una duración promedio de varias décadas, siendo fabricada con conciencia social y responsabilidad.

Más bombillas que te pueden interesar

Habla de un “modelo sustentable y económico, solidado y justo” por medio de una petición que hizo al Parlamento Europeo con respecto a la eliminación de la obsolescencia programada que se ha llevado a cabo.

Regresando a las bases del proyecto de Muros, se trata de una bombilla que, supuestamente, duraría varias décadas sin fundirse (aunque no se ha especificado una cantidad de tiempo especifica) y que se puede reparar fácilmente en caso de que sea necesario.

Nos explica que en realidad el secreto está en la sobredimensión de los componentes que utiliza, los cuales han diseñados con resistencias que son mayores de las que tendrían que soportar. Lo explica de la siguiente forma: “si diseñas una silla que soporte a personas de hasta 110 kilos y todas las personas que se sienten en ellas pesan menos de 80 kilos, la silla durará para siempre”.

Además, explica que es muy fácil desmontar la bombilla y arreglarla en caso de que sea necesario. Por eso afirmaba que su producto podría funcionar por siempre.

El verano anterior su bombilla finalmente fue nombrada como Iwop (I without opslolescence), la cual comenzó su distribución a través de Amazon. Esto despertó una gran polémica sobre el producto “eterno”, ya que muchos afirman que en realidad se trata de publicidad engañosa.

Algunos usuarios no creen que Las bombillas Iwop cumplan lo que prometen

En base a que el lo vende como si fuera una “bombilla eterna”, no es de extrañar que sean muchos los medios y los compradores que lo tachan de ser un producto engañoso, motivo por el que se pueden encontrar una gran cantidad de polémicas con respecto a este tema.

A pesar de que el lema de la bombilla ha cambiado de “bombilla eterna” a “que duran toda la vida”, muchos usuarios aseguran que estos productos en realidad presentan características que no tiene, empezando por el hecho de que la potencia de iluminación no se ajusta a lo que promete, hasta el hecho de que realmente no duran toda la vida.

Entre las quejas, destaca el hecho de que las bombillas prometen una potencia de 214 lúmenes por vatio, cuando se sabe que el máximo de la tecnología LED se encuentra entre los 150 lúmenes por vatio. En pocas palabras, lo que estas bombillas prometen realmente no existe.

Ahora, vale la pena destacar que en realidad la bombilla Iwop es buena, estando dentro de la media del mercado, pero esto no quiere decir que esté a la altura de las expectativas tan altas que su creador ha puesto sobre ella. No es una bombilla eterna ni sorprendente o extraordinaria.

Se asegura que el marketing que hay detrás de las bombillas está muy bien conseguido, pero por lo mismo muchos usuarios se sienten engañados una vez que descubren que en realidad no están ante la mejor bombilla que se hay inventado hasta el momento.

¿Son prototipos?

En gran parte toda la publicidad negativa que tienen estos productos se los podemos atribuir a los problemas legales que Muros ha tenido con empleados, inversores y socios desde el año 2012. De entre todos estos problemas, podemos destacar el que tuvo con José Luis Marcos, quien fue el ingeniero y técnico en jefe de la empresa de Muros, siendo él quien desarrollo la bombilla que actualmente se vende.

Marcos asegura que lo que empezó como un proyecto muy apasionante termino convirtiéndose en una carga y un gran problema, ya que el técnico asegura que durante todo el tiempo de desarrollo no cobro. “Estuve más de un año sin sueldo, sin contrato y sin seguridad social”, comentó Marcos.

Pero eso no es lo más destacable, sino el hecho de que Marcos asegura que Iwop (su creación que Muros ya vende) se trata de un prototipo que está incompleto. “Se puede desarrollar hasta cierto punto, en el que ya se necesita un equipo en el que él no quería invertir, así que en realidad nunca pude pasar de los prototipos. No son productos terminados”.

¿Hay problemas de seguridad con estas bombillas?

Además del engaño de cara a los consumidores, otro aspecto muy importante que se tiene que destacar es que existen posibles riesgos al momento de usar las bombillas Iwop.

Marcos asegura que se cambiaron los materiales que él uso en sus diseños, reemplazándolos por materiales más baratos y menos seguros. Asimismo, asegura que la obsesión que Muros tiene al hacer que la bombilla sea reparable en realidad va en contra de la seguridad de los consumidores.

Las bombillas convencionales no son reparables por el hecho de que se tiene que romper el casquillo para acceder a sus elementos. Esto es por cuestión de seguridad, ya que, si la cubierta no aguanta cierto nivel de torsión, el cual se ejerce al enroscar o desenroscar, se puede recibir una descarga o un chispazo.

Marcos explica que incluso el sufrió algunos accidentes mientras hacía pruebas con las bombillas mientras seguía trabajando en ellas, siendo alarmante el hecho de que, al alarmar a los socios y a Muros sobre sus accidentes para que localizaran los lotes y los recuperaran, fue ignorado. A los pocos días su relación laboral terminó con Muros y el proyecto de Iwop.

Está claro que la versión que nos ha dado Marcos no coincide con la explicación que Muros ha dado al respecto, quien apuna que el ingeniero tiene mala fama y que intento chantajearlo para llevarse su tecnología. Aún queda un juicio legal pendiente entre los dos, en donde se intentará determinar con pruebas quien de los dos tiene la razón.

Mientras todo esto se desarrolla, las bombillas Iwop han dejado de venderse a través de Amazon (las calificaciones habían sido muy negativas por “publicidad engañosa”) y la tienda oficial de la empresa tampoco está operativa.