Cómo Funcionan las Bombillas LED

¿Te estás preguntando cómo funcionan las bombillas LED? Entonces estás en el mejor lugar posible, porque en este artículo te vamos a explicar de una forma breve y clara cómo es su funcionamiento.

Para que puedas entenderlo claramente, en este artículo vamos a repasar la composición de una bombilla LED, viendo así todos los elementos con los que cuenta, los cuales en su mayoría son diodos de luz.

Cuando la electricidad pasa a través de estos diodos, emiten una luz muy tenue, pero la tecnología LED se encarga de agrupar los diodos en una placa, consiguiendo así que se sumen todas las pequeñas iluminaciones para formar una LED.

Cómo funcionan las bombillas LED

Más artículo que te pueden interesar:

Así se puede llegar a graduar la intensidad y la constancia de la luz. Podemos decir que su principal característica es que, gracias a que tiene muchos diodos, estos son como micropuntos generadores de luz, en donde puede llegar a fallar uno o algunos, pero no todos.

Esta es la principal razón por la que se trata de un tipo de luz más constante y con un mejor rendimiento. Asimismo, tienen la particularidad de que los diodos son más eficientes al momento de aprovechar la energía y convertirla en luz. Es por eso que consumen menos energía que otros tipos de bombillas, siendo capaz de generar más luz gracias a su tecnología.

Esto se consigue gracias a que los diodos utilizan una corriente continua (CC) para poder funcionar mejor, lo que quiere decir que las bombillas LED no requieren de circuitos internos que se encarguen de transformar la corriente en alterna para hacer su trabajo. No debemos olvidar que las instalaciones estándar son de corriente alterna (AC).

¿Cómo está compuesta una bombilla LED?

Un aspecto importante que debemos de tener en cuenta es que lo diodos de las lámparas LED suelen estar constituidos por un material emisor que es semiconductor y que se encuentra sobre un chip-reflector.

Asimismo, tenemos dos polos conductores (negativo y positivo), además de un cable conductor por medio del cual se terminan juntando los polos. Para terminar, también nos encontramos con la cápsula o lente que se encarga de proteger el semiconductor LED.

¿Cómo funcionan las bombillas LED?

En este sentido una de las primeras cosas que debemos de tener en cuenta es que las bombillas LED funcionan gracias al Principio Fotoeléctrico, en el que cuando algunos materiales se someten a corriente eléctrica generan luz. Aquí los electrones pasan por los diodos y terminan convirtiéndose en luz.

En realidad, podemos destacar el hecho de que se trata de un proceso llamado electroluminiscencia, que a diferencia de la incandescencia en realidad no tiene que generar calor como consecuencia del paso de la electricidad por medio de un conductor (el filamento).

De esta forma, la eficiencia del LED consigue ser mucho mejor que la de otras bombillas, ya que se encarga de generar luz de una forma mucho más directa.

Para que se pueda presentar este fenómeno, es necesario que el LED sea polarizado de forma directa. Esto quiere decir que la corriente tiene que circular de un ánodo (terminal positivo) a un cátodo (terminal negativo). Cuando esto pasa, el LED termina reaccionando y produciendo un “fotón”, que se origina al desprenderse de los electrones de las capas de conducción.

Así, la electricidad interactúa con el diodo de una lámpara LED. En el proceso el material semiconductor almacena energía y la energía es expulsada por medio del chip-reflector de la lámpara.

¿Cuál es la eficiencia de las bombillas LED?

Como ya hemos mencionado en repetidas ocasiones en este artículo sobre cómo funcionan las bombillas LED, podemos decir que la gran ventaja que estas nos ofrecen es que la eficiencia de los diodos para transformar la energía en energía lumínica es destacable.

Tenemos que recordar que, en el caso de las bombillas convencionales, estas se encargan de transformar la energía en calor y el calor en luz. Esto quiere decir que se tienen que realizar dos transformaciones para que cumplan su función, lo que conlleva a un desperdicio de energía.

Es por eso que las bombillas LED pueden terminar produciendo la intensidad de luz que las lámparas convencionales consumiendo mucha menos energía, lo que se encarga de crear un buena horro de energía en el uso de estas bobillas.

Antes de terminar, también debeos de tener en cuenta que las bombillas LED tienen una vida útil mucho más larga que las lámparas convencionales, lo que hace que a la larga terminemos con un buen ahorro en el dinero que pagamos en la factura.