Cómo Cambiar una Bombilla Fundida

¿Quieres saber cómo cambiar una bombilla fundida? No tienes que seguir buscando, aquí puedes encontrar toda la información disponible que necesitas para cambiar distintos tipos de bombillas según las necesidades especificas que tengas.

En aquellos casos en los que te veas en la necesidad de cambiar una bombilla, ten en cuenta que una de las primeras cosas que vas a tener que hacer es determinar el tipo de casquillo que necesitas. Antes que nada, recuerda que antes de empezar a cambiar la bombilla tienes que apagar la corriente eléctrica para evitar desde un susto hasta un accidente.

De cualquier forma, también debes de tener claro que no todos los modelos son iguales, por lo que hay algunas pequeñas diferencias que tendremos que tener en cuenta dependiendo del tipo de bombilla que queramos cambiar.

Cómo cambiar una bombilla fundida

Más artículos que te pueden interesar:

¿Cómo cambiar los distintos tipos de bombillas?

Como hemos mencionado anteriormente, cuando queremos cambiar una bombilla debemos de tener en cuenta el hecho de que hay distintos tipos de bombillas, por lo que ahora te vamos a explicar cómo cambiar los distintos tipos que hay actualmente:

Bombillas de casquillo estrecho o ancho

Cuando vamos a proveernos de la bombilla que necesitamos para cambiar nuestra bombilla vieja debemos de fijarnos el tipo de casquillo.

Generalmente nos podemos encontrar con aquellas bombillas que tienen uno de rosca estrecha, que son los que encontramos con un E14 en su caja; mientras que los de rosca ancha son los E27.

Para poder cambiar la bombilla, tenemos que empezar desenroscando la bombilla vieja con mucho cuidado para no quemarnos (si es que has estado encendida recientemente). Ahora tendremos que enroscas la nueva y una vez que esté bien colocada ya podemos proseguir a encender la luz. Esto se debe de tener en cuenta al querer saber cómo cambiar una bombilla fundida.

Bombillas halógenas reflectoras o dicroicas

Dentro de este tipo de bombillas las más comunes son aquellas que tienen los casquillos GU10 y GU5.3. Para poder quitar la bombilla tenemos que empezar juntando las 2 patitas que sobresalen del embellecedor.

Ahora tenemos que soltar la bombilla del cable, enganchando la nueva y la matemos hacia dentro, tal y como se encontraba la anterior. Para poder sujetarla, al mismo tiempo que presionamos tenemos que meter la anilla en la ranura y luego cerramos con las dos patas.

Lámparas de pie y proyectores de exterior

En estos casos las más comunes son las lámparas lineales R7S. Cuando estamos por cambiar este tipo de bombillas tenemos que tener cuidado de no tocarla con los dedos, por lo que lo más recomendable es utilizar un pañuelo, ya que estas se pueden llegar a fundar con una gran facilidad.

Para poder cambiarla, tenemos que agarrar ambos extremos y empujar hacia un lado para de esta forma poder sacar el extremo contrario. Cuando haya salido un lado podemos seguir a sacar el otro sin que haya muchas complicaciones.

Apliques, lámpara de colgar y plafones

En este tipo de lámparas los casquillos más comunes suelen ser los E14 y E27, aunque debemos de tener en cuenta que en algunas ocasiones también nos podemos encontrar con los casquillos G4 y G9.

Para poder quitar este tipo e bombillas debemos de tirar de la parte de plástico que se encarga de unir a la bombilla con el casquillo, para ver cómo puede salir enseguida.

Tubos fluorescentes

En el caso de los tubos fluorescentes debemos de tener en cuenta que estos suelen utilizar el casquillo G13, que para poder sacarlo tenemos que girar el tubo, generalmente alrededor de 4 vueltas, para que luego salga sin complicaciones.

Bombillas normales

En caso de que lo que quieras sea cambiar bombillas normales por bombillas LED para poder disfrutar de todas las mejoras que nos ofrecen estas últimas, tenemos que seleccionar una bombilla con los vatios equivalentes y que tengan el mismo tipo de casquillo. Es recomendable consultarlo con el vendedor antes de elegir una bombilla.

Por otro lado, también es importante que tengas en cuenta que cuando vayas a poner la bombilla en la lámpara, te fijes en el máximo de vatios que porta el portalámparas. La bombilla no tiene que superar esa cantidad de vatios, ya que si lo hace puede llegar a presentar algunos problemas, incluso a provocar un incendio.

Ahora ya tienes claro cómo cambiar una bombilla fundida, por lo que no deberías de tener muchas complicaciones en el proceso. Solo debes de hacer una buena elección y hacer el cambio con cuidado.